Superintendencia de Pensiones - Gobierno de Chile

La Superintendencia de Pensiones y la igualdad de género

Nueva Ley de Responsabilidad Parental y Pago Efectivo de Pensiones de Alimentos

En mayo de 2023 debiera entrar en vigor la nueva ley que busca crear un mecanismo eficiente, justo y digno, de pago permanente de las deudas de alimentos, las que actualmente afectan a más de 70 mil niñas y niños del país.

Santiago, 2 de septiembre de 2022.

El pasado miércoles 31 de agosto se promulgó la nueva Ley de Responsabilidad Parental y Pago Efectivo de Pensiones de Alimentos, más conocida como Ley de Pensiones de Alimentos.

Esta iniciativa se suma a la Ley que crea el Registro Nacional de Deudores de Pensiones de Alimentos, aprobada por el Congreso en noviembre del año pasado.

De acuerdo con datos de 2020 del Poder Judicial, el 84% de los hombres demandados por causas de alimentos no paga la pensión fijada, lo que significa que 70 mil niñas y niños no reciben la pensión. Por lo mismo, con estas normativas legales se busca establecer un mecanismo eficiente y eficaz de pago de las deudas de alimentos.

La Ley de Pensiones de Alimentos busca, además, mejorar el acceso a la información financiera de las personas deudoras, siendo el Estado el encargado de investigar las cuentas bancarias u otros instrumentos de inversión o financieros que éstas tengan, en un proceso que se realice con criterios de justicia y dignidad para las familias que se ven perjudicadas por el no pago de las pensiones de alimentos.

La rigurosidad de la nueva ley establece que el nuevo mecanismo se aplicará cuando la o el deudor tenga al menos una mensualidad pendiente, de las fijadas por el tribunal de familia respectivo.

Para hacer efectiva la ley, la persona que tiene a su cargo a las niñas o niños a quienes se les debe el pago de la pensión, debe solicitar la retención de los fondos que la persona deudora tenga en sus cuentas bancarias o en otros instrumentos financieros y/o de inversión, y con ellos se pagará la deuda.

En caso que la persona demandante no tenga conocimiento de las cuentas o instrumentos financieros de la deudora o deudor, se aplicará un procedimiento especial, consistente en la investigación del patrimonio de quien adeuda, acción que llevará a cabo el tribunal de familia a través de la revisión de los sistemas de interconexión que mantiene con la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), el Servicio de Impuestos Internos (SII) y otros servicios del Estado que considere pertinente.

De encontrarse cuentas o fondos de la o del deudor, el tribunal de familia dictará una resolución para que bancos o instituciones financieras informen sobre los saldos, movimientos y datos que considere relevantes para el pago de la deuda de pensión de alimentos. Con esto, el tribunal competente ordenará el pago de lo adeudado en un plazo máximo de 15 días hábiles.

Para lo anterior, el tribunal ordena la retención de fondos de la persona deudora y, una vez que se haya liquidado la deuda, el saldo se libera.

Cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatoria

Cuando la investigación determine que la persona deudora no cuenta con fondos en sus cuentas o que éstos son insuficientes para el pago de su o de sus deudas de alimentos, éstas se pagarán mediante los fondos que tenga en la cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatoria, es decir, a través de sus ahorros previsionales que mantiene en la administradora de fondos de pensiones (AFP).

Para recurrir a esta medida, en particular, la persona deudora debe tener impagas, total o parcialmente, al menos, tres mensualidades continuas o discontinuas de pensión de alimentos.

Con todo, la ley establece topes de pago a través de los fondos previsionales:

  • Si la persona deudora se encuentra a 15 años o menos de cumplir la edad legal para jubilar, el pago no podrá exceder el 50% de los fondos acumulados en su cuenta.

  • Si la persona deudora se encuentra a más de 15 años y menos de 30 años de cumplir la edad legal para jubilar, el pago no podrá exceder más del 80% de los fondos acumulados en su cuenta.

  • Si la persona deudora se encuentra a más de 30 años de cumplir con la edad para jubilar, el pago no podrá exceder más de un 90% de los fondos acumulados en su cuenta.

Plazos clave

Una vez notificada la resolución de pago por parte del tribunal de familia, la AFP tendrá un plazo de 10 días hábiles para realizar la transferencia respectiva a la o el demandante.

Esta nueva ley entrará en vigor seis meses después de la completa entrada en funcionamiento del Registro Nacional de Deudores de Pensiones de Alimentos, lo que ocurrirá en noviembre de este 2022.

Todos los detalles sobre la nueva ley se pueden revisar en el sitio web del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género o aquí.


Rosa Devés: primera rectora de la Universidad de Chile

Tras obtener el 51,6% de los votos en las elecciones del pasado 12 de mayo, la bioquímica se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo más alto de la casa de estudios en 180 años. Con esto, la académica inició un nuevo camino en la historia de la Casa de Bello.

Santiago, 15 de mayo de 2022.

Nuevamente una mujer hace historia en Chile. Se trata de Rosa Devés, la primera en convertirse en rectora de la Universidad de Chile.

Bioquímica de profesión, Devés llega al cargo que en 180 años sólo han ocupado hombres, y lo hace luego de obtener el 51,6% de los votos en las elecciones del pasado 12 de mayo para elegir a quien ejercería el puesto más alto de la casa de estudios y por el que compitieron también la profesora Kemy Oyarzún, y los profesores Sergio Lavandero y Pablo Oyarzún.

Rosa Devés llega a la rectoría en un momento especial del país en que más mujeres están situándose en posiciones de liderazgo y donde se está reconociendo su mérito.

La destaca profesional era la Vicerrectora de Asuntos Académicos de la Universidad de Chile y, como señala en su sitio web, recibió el resultado con alegría, "pero también con humildad y especialmente con responsabilidad. (...) Ese apoyo amplio que da cuenta que nuestro mensaje ha sido acogido en muy diversos espacios de la Universidad y que hemos podido transmitir, pero sobre todo compartir, nuestra propuesta basada en la valoración de la diversidad de personas, disciplinas, enfoques y modos de hacer academia, y nuestra decisión de que una mujer lidere la Universidad de Chile".

La carrera de Rosa Devés está vinculada de manera muy fuerte con la Universidad de Chile, ya que ingresó a estudiar Bioquímica en 1968; se doctoró en la University of Western de Ontario, Canadá, y volvió como profesora a la Facultad de Medicina de la misma universidad en 1981. En los años 80 se formó como académica y desde ese entonces ha tenido un profundo compromiso con su trabajo, con el ámbito social y con las y los estudiantes y el espíritu de la universidad.

Como rectora de la Casa de Bello, Devés quiere avanzar en una mayor integración entre las distintas disciplinas y abordar los grandes problemas de la sociedad.

"Reforzamos nuestro compromiso con los cambios que son necesarios para responder a la fuerza transformadora que hoy impulsa a nuestro país, así como a los desafíos de la educación superior a nivel global", ha señalado la académica.

"Impulsaremos todas las transformaciones que sean necesarias para avanzar hacia una educación verdaderamente inclusiva tanto en nuestra institución como en el país, como lo demanda nuestro compromiso con el derecho a la educación", expresó luego de obtener la victoria en la elección.

Otra mujer que producto de sus capacidades y trabajo logra un puesto históricamente ocupado por hombres y que le abre el camino a otras mujeres que quieran seguir sus pasos.


Por su destacada trayectoria en la salud pública y su aporte para prevenir las secuelas de discapacidad intelectual en los recién nacidos producto de la fenilcetonuria y el hipotiroidismo congénito, la neuróloga infantil fue reconocida entre sus pares este 2022.

Santiago, 30 de marzo de 2022.

Después de 20 años desde su creación, el Premio Nacional de Medicina recayó en una mujer. Sí, porque este 2022 el reconocimiento lo obtuvo la neuróloga infantil Marta Colombo, quien tiene una vasta carrera en docencia, investigación y asistencia en hospitales públicos.

Marta Colombo es médica cirujana titulada de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la especialidad la obtuvo en la Universidad de Chile. Posee casi 55 años de trayectoria en la salud pública y cuenta con más de un centenar de trabajos científicos publicados en revistas chilenas e internacionales.

Según expresaron los siete integrantes del jurado del Premio Nacional de Medicina, la médica resultó merecedora del galardón, entre otros aspectos, "por la diversidad de sus aportes en la salud neurológica y metabólica de la población infantil de Chile, así como también por su calidad humana, con la que ha transmitido los valores fundamentales de la medicina a pacientes y alumnos".

Su trayectoria

Las investigaciones de Colombo han permitido que miles de niñas y niños en Chile no sufran discapacidad ni retrasos en su desarrollo cognitivo. Esto, gracias al tratamiento de enfermedades metabólicas como son el hipertiroidismo congénito y la fenilquetonuria. Esta última es una afección que impide al cuerpo procesar de forma correcta las proteínas de los alimentos, lo cual provoca una acumulación que puede llegar a ser mortal.

De hecho, trabajó por más de 20 años para que el Ministerio de Salud implementara -en 1992- el Programa de Pesquisa Neonatal para esas dos enfermedades.

Además, entre 1976 y 1993, Colombo impulsó el Laboratorio de Genética y Enfermedades Metabólicas del Instituto de la Universidad de Chile (INTA). Posteriormente, se trasladó a Valparaíso, donde se desempañó como jefa del Laboratorio de Enfermedades Metabólicas del Hospital Dr. Carlos Van Buren hasta 2019, año en que se retiró.

En su destacada trayectoria ha recibido numerosas becas y distinciones como la Beca de la Fundación Ford; la Beca British Council; el Premio Excelencia Académica, otorgado por la Sociedad Chilena de Pediatría, y la condecoración del Estado de Chile "Orden de la Cruz del Sur", en la Categoría Gran Cruz, por su contribución al desarrollo de investigaciones en el ámbito de la salud.

El Premio

El reconocimiento que este año obtuvo la doctora Colombo fue creado en 2001 por la Academia Chilena de Medicina, la Asociación de Facultades de Medicina de Chile, la Asociación de Sociedades Científicas Médicas de Chile y el Colegio Médico de Chile.

A través del Premio Nacional de Medicina se busca reconocer la obra de las y los profesionales que han sobresalido entre sus pares en el área de la clínica o de la salud pública y que, además, hayan tenido un rol destacado en docencia, administración académica o investigación. El galardón consiste en un diploma, una medalla recordatoria y un monto de dinero que es aportado por la comunidad médica.

En esta ocasión, el jurado del Premio estuvo conformado por el Dr. Eghon Guzmán, Past President de la Asociación de Sociedades Científicas Médicas de Chile (ASOCIMED); el Dr. Rodolfo Armas, Past President de la Academia Chilena de Medicina; el Dr. Patricio Meza, presidente del Colegio Médico de Chile; la Dra. Patricia Muñoz, Past President de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (ASOFAMECH); el Dr. Carlos Tapia, presidente de la Sociedad Chilena de Otorrinolaringología (SOCHIORL); el Dr. Julio Urrutia, Past President de la Sociedad Chilena de Ortopedia y Traumatología (SCHOT); y el Dr. Vicente Valdivieso, Premio Nacional de Medicina 2020.


Densidad de cotización de mujeres llega a 47,7%, según Informe de Género 2021 sobre el sistema previsional

Este es el cuarto reporte anual que realiza la División de Estudios de la Superintendencia de Pensiones para hacer un zoom a la persistencia de la brecha entre mujeres y hombres tanrto en el sistema de pensiones como en el seguro de cesantía. En esta versión, además, se incorporó la evolución de distintos indicadores en el contexto de la crisis sanitaria y la crisis económica iniciadas en 2020.

Santiago, 13 de diciembre de 2021.

La crisis sanitaria y económica en el país ha castigado con fuerza la participación laboral femenina, acentuando aún más la brecha previsional en desmedro de las mujeres. Resultado de esto es que, por ejemplo, en materia de densidad de cotizaciones se observan diferencias significativas, ya que mientras las mujeres alcanzaron una densidad de 47,7%, en los hombres llegó a 58,1%. Si bien en ambos casos los datos son algo mejores a los observados en 2020, cuanto anotaron 45,9% y 56,3%, respectivamente, las mujeres se concentran en los tramos de bajas densidades de cotización, mientras que una mayor cantidad de hombres se concentra en los tramos más altos. Dado que este es uno de los factores determinantes del nivel de pensiones, las diferencias por sexo incidirán también en las brechas de los montos de pensión que estas alcanzan.

Lo anterior es parte del análisis que contiene el Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y el Seguro de Cesantía 2021 publicado esta mañana por la Superintendencia de Pensiones (SP). Se trata del cuarto reporte anual de este tipo que realiza la División de Estudios de la entidad, el que en esta ocasión incorporó en el análisis la evolución de distintos indicadores en el contexto de la crisis sanitaria y la crisis económica iniciadas en 2020.

El reporte precisa que el 52,8% de las mujeres se concentra en los cinco tramos de densidad de cotizaciones más bajas, mientras que en el caso de los hombres es un 37,8%, con bajas de más de 2 puntos porcentuales (p.p. o 2%) en ambos casos respecto de junio 2020. A su vez, en los rangos de densidad superiores al 70% se concentra el 31,3% de las mujeres versus el 43,6% de los hombres, proporciones que aumentaron 2% respecto de un año atrás.

Por tramos etarios también se aprecian diferencias, ya que entre los 25-60 años los hombres presentan densidades de cotización en torno al 60% en promedio, mientras que para las mujeres en el tramo de 25-50 años se observan los valores máximos, en torno al 50%. En el tramo de 50-60 años la densidad promedio de las mujeres cae a niveles cercanos al 40%.

"Durante 2020 tanto los nuevos como antiguos afiliados disminuyeron la cantidad de meses cotizados explicado probablemente por las restricciones sanitarias y laborales, mientras que durante 2021 se observa una recuperación de los meses cotizados incidido probablemente por las mejoras de las condiciones sanitarias y recuperación de empleos perdidos durante el inicio de la pandemia", cita el informe.

Los datos muestran que a junio de 2021 las mujeres representaron el 46,8% del total de personas afiliadas al sistema de pensiones y el 42,1% del total de cotizantes, mostrando en el segundo indicador un avance de 7,1% en 12 meses. Este desempeño, sin embargo, se explicó principalmente por la baja base de comparación, ya que a junio de 2020 las mujeres cotizantes retrocedieron 6,2%.

Debido a lo anterior es que, por ejemplo, aunque en junio de 2021 las mujeres representaron un 44,7% del total de personas afiliadas activas del sistema de capitalización individual obligatoria (es decir, que cotizaron en el mes para su pensión futura), esa proporción es 9,7 % inferior respecto del universo de hombres afiliados que cotizaron en el mes. En junio de 2020 y en medio de la primera ola de pandemia, aun cuando la proporción de afiliadas activas cayó 3,5% y en el caso de los hombres bajó 4,5%, la brecha fue de 7,9%.

Las diferencias anteriores también se aprecian en materia de remuneraciones de las y los cotizantes del sistema de pensiones, ya que mientras en el caso de las mujeres el promedio fue de $ 863.162, en los hombres alcanzó los $ 947.901, lo que da cuenta de una brecha de 8,9%. La mediana de la remuneración imponible, en tanto, fue de $ 623.909 en mujeres y de $ 706.475 en hombres, consignándose una brecha de 11,7%, la que es 2,6% más alta que en igual período de 2020.

Por rama de actividad económica, se constató que las mujeres tienen una participación mayor en sectores de bajas remuneraciones o en sectores asociados principalmente a servicios, lo cual refleja la existencia de una segregación ocupacional por sexo de carácter estructural.

"Los principales indicadores muestran que las proporciones de mujeres afiliadas y cotizantes de los sistemas, así como las brechas de remuneraciones imponibles y los indicadores de duración de los períodos sin cotizaciones, dan cuenta de los impactos de la crisis sanitaria y económica en el mercado del trabajo reflejados en las disminuciones significativas de los cotizantes en los períodos de mayores efectos negativos en 2020. En la paulatina recuperación de estos indicadores a junio 2021, se observa un mayor ritmo de reinserción laboral de hombres que de mujeres, aunque los niveles aún son inferiores a los previos a la crisis", señala el documento de la SP.

Pensiones y Pilar Solidario

Entre julio 2020 y junio 2021 un total de 87.713 personas se pensionaron por vejez edad y anticipada, un 28,3% menos que en el período julio 2019-junio 2020. El informe consigna que esta reducción fue significativamente más pronunciada en mujeres que en hombres, de 40,1% y 12,8%, respectivamente. Así, las mujeres representaron el 47,4% del total de nuevas personas pensionadas por vejez, por debajo del 56,8% registrado en julio 2019 -junio 2020.

En el caso de las y los nuevos pensionados, las mujeres anotaron una densidad promedio de 55,5% y los hombres de 65%, con una brecha promedio por sexo de 9,5%. Respecto de la primera pensión definitiva autofinanciada de los nuevos pensionados, la brecha del monto promedio fue de 62,3%. En estos indicadores habría incidido el efecto disuasivo de las restricciones para realizar el trámite de pensión en contexto de la pandemia, así como el mayor impacto que tiene para las mujeres el agotamiento de los saldos acumulados después de los retiros de fondos previsionales, generándose como resultado cambios relevantes en la composición y características de las nuevas pensionadas.

En junio 2021 se pagaron 562.958 pensiones de vejez autofinanciadas, un 13,4% menos respecto de junio 2020. Del total, el 52,5% correspondió a mujeres, las que obtuvieron un monto promedio de pensión pagada 49,4% menor al de los hombres. Esta brecha, además, es distinta según modalidad de pensión: las mujeres reciben una pensión promedio por retiro programado un 58,6% menor que la del hombre, mientras que en el caso de renta vitalicia es un 32,1% más alta.

El total de pensiones de vejez pagadas que incluyen Aporte Previsional Solidario (APS) fue de 383.361 en junio de 2021, un 8,4% más que en junio 2020. Del total, el 32,5% correspondió a mujeres. Al analizar los montos de pensión pagados, se observa una contribución del APS en la reducción de la brecha de pensión por sexo: mientras los montos promedio de la pensión autofinanciado de mujeres y hombres fueron de $ 116.117 y $ 150.734, respectivamente, lo que implicó una brecha de promedio por sexo de 23%. Con el aporte estatal la brecha se reduce a 7,8%.

Respecto del Pilar Solidario, en junio de 2021 hubo 1.752.726 personas beneficiarias, un 5,8% más que igual mes de 2020 y el 61,2% fueron mujeres. En el caso de la Pensión Básica Solidaria (PBS) de vejez e invalidez, las mujeres representan el 69% y el 74,5% si se considera solamente a quienes recibieron PBS de vejez, "lo que da cuenta del rol fundamental del Pilar Solidario en la reducción de brechas de género y de pobreza", destaca el informe.

Considerando a todas las personas pensionadas por vejez tanto del sistema de capitalización individual (AFP y compañías de seguro) y del sistema antiguo (IPS), como a los beneficiarios del Pilar Solidario (pensiones financiadas completamente con PBS o APS de vejez), el monto promedio de la pensión total de las mujeres alcanzó a $ 229.030 y el de los hombres, a $ 346.250. Con esto, la brecha por sexo es de 33,9%.

Seguro de Cesantía

En junio de 2021, 4.796.963 mujeres se encontraban afiliadas al seguro de cesantía, un 44,5% del total. Esta cifra fue levemente superior a igual período de 2020, cuando fue 44,1%, y se ha visto incidida principalmente por la presencia de trabajadoras de casa particular, cuya afiliación al seguro comenzó en octubre 2020 con la Ley N° 21.269.

Las mujeres que cotizaron en junio de 2021 sumaron 1.956.607, un 40,1% del total de cotizantes y un 1,1% más que en igual mes de 2020. Los cotizantes hombres fueron 2.916.739 personas.

La remuneración imponible promedio fue de $ 803.925 en el caso de las mujeres y de $ 970.357 en hombres, con una brecha de 17,2%. Sin considerar a las y los trabajadores de casa particular, la brecha es de 14,5% en desmedro de las mujeres.

Al analizar la aplicación de la Ley N° 21.227 de Protección al Empleo, se observa que en junio de 2021 el total de personas beneficiadas llegó a 216.329, de los cuales el 54,5% fueron mujeres. Esto contrasta con lo observado en junio 2020, donde hubo 657.361 personas beneficiarias y, de ellas, el 39,3% eran mujeres.

Respecto de las solicitudes para acceder a los beneficios del seguro de cesantía, la mayor parte de las solicitudes aprobadas en el caso de las mujeres fue con cargo a la Cuenta Individual de Cesantía (CIC), mientras que en los hombres con cargo al Fondo de Cesantía Solidario (FCS).

"Como un hecho relevante en relación a los cotizantes, destaca que a partir de octubre 2020 la Ley 21.269 permitió la incorporación de los y las Trabajadoras de Casa Particular (TCP) al seguro de cesantía, lo que constituye un importante avance en materia de protección laboral de este segmento del mercado del trabajo caracterizado por un alto porcentaje de feminización e informalidad laboral. Por otra parte, los indicadores de brechas en densidades de cotización, saldos acumulados y expectativa de vida entre hombres y mujeres dan cuenta de los distintos factores que explican las brechas de género en los montos de pensión de vejez pagados. A su vez, los indicadores de cobertura y pagos de los beneficios del Pilar Solidario muestran su contribución a la disminución de las brechas de género", sintetiza el informe.

Abajo puedes descargar el informe completo.


La pandemia y sus efectos en la brecha de género

Estudios realizados por consultoras internacionales y por el Banco Mundial dejan al descubierto cómo el coronavirus ha contribuido a incrementar las diferencias entre hombres y mujeres, y cómo con la crisis sanitaria se han creado nuevos desafíos mundiales en materia de salud y seguridad económica.

Santiago, 9 de marzo de 2021.

Que existe una importante brecha entre hombres y mujeres, de eso no hay duda, y en muchos ámbitos, sin embargo, lo más preocupante hoy en día es que la pandemia por el COVID-19 ha acrecentado esa brecha y a tal punto que expertos señalan que producto de la crisis sanitaria, se podría tardar 50 años más de lo presupuestado en alcanzar la equidad de género.

Aun cuando el escenario no se vislumbra muy favorable, existen propuestas para que este aumento en la brecha no llegue a esos extremos y se pueda acortar de forma más rápida. Por ejemplo, el estudio realizado por las consultoras Accenture y W20 formula diez áreas de acción con las que se podría acelerar el proceso y así lograr la igualdad en el año 2061, es decir, 59 años antes de lo que se pensaba, incluso antes de las consecuencias por el COVID-19.

Accenture y W20 aplicaron una encuesta a 7.000 personas en siete países -Brasil, India, Japón, Arabia Saudita, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos-, y los resultados fueron concluyentes: los ingresos de las mujeres han disminuido casi dos tercios más que los de los hombres, con una media de 16,5% para ellas, mientras que el desempleo femenino también ha sido mayor, de 5% frente a un 2,8% para los hombres.

Si a ello se suman factores como el mayor tiempo que dedican las madres al cuidado de los niños, a las labores del hogar, la disminución en el acceso a salud , que pasó de un 69% antes de la pandemia a un 32%, se obtiene que la pandemia ha aumentado en 51 años el tiempo que tomaría alcanzar la igualdad de género.

Estimaciones de Accenture indican que si antes del coronavirus la meta se conseguiría el año 2120, la irrupción del COVID-19 implica que si se conservan las tendencias actuales, la equidad sería posible recién en el año 2171.

¿Qué hacer entonces ante este negativo escenario? Aquí es donde los países líderes del G20 tienen un importante papel que cumplir. ¿Cómo? Reajustando sus economías sobre la base de la participación plena y equitativa de las mujeres.

Áreas de acción propuestas

Inclusión en la fuerza laboral, salud, educación, inclusión digital, inclusión financiera, trabajo no remunerado, protección de los ingresos, liderazgo y emprendimiento.

Según el presidente ejecutivo de Accenture Chile, Nicolás Goldstein, "son todas clave para afianzar la recuperación económica, ya que la participación de la mujer en el mercado laboral es fundamental para impulsar el crecimiento en todos los países".

El informe evaluó leyes y regulaciones en ocho áreas que afectan oportunidades económicas de las mujeres en 190 países, entre septiembre de 2019 y octubre de 2020. Y aunque muchos gobiernos han adoptado medidas para abordar el impacto de la crisis en las trabajadoras, la entidad financiera mira con atención lo que ha pasado con las acciones particulares para apoyar el cuidado de niños.

En la versión 2021 del reporte del Banco Mundial, países como Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Islandia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, Portugal y Suecia lograron una puntuación de 100 en el índice, lo que los sitúa muy por sobre Chile, que con 80 puntos se ubica en el lugar 91 de los 190 que componen el ranking.

Cabe señalar que desde el año 2019 sólo 27 economías de todo el mundo han promulgado reformas que apuntan a avanzar hacia la equidad de género, siendo Chile una de ellas. El grupo también está compuesto por Portugal, Nueva Zelandia, Austria, Eslovenia y Brasil, entre otros países.

De acuerdo con el informe, lograr la igualdad jurídica de género requiere un esfuerzo establecido por parte de los gobiernos, la sociedad civil y las organizaciones internacionales. Las reformas jurídicas y regulatorias pueden servir como un acelerador importante para mejorar las vidas de las mujeres, sus familias y comunidades.

La directora gerenta de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial, Mari Pangestu, advierte que "si bien es alentador que muchos países hayan tomado medidas proactivas para ayudar a las mujeres a atravesar la pandemia, está claro que queda mucho por hacer, especialmente en materia de licencia parental e igualdad salarial". Por otra parte, el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, afirma que "las mujeres deben ser plenamente incluidas en las economías para lograr mejores resultados en materia de desarrollo".

Finalmente, lo que se puede concluir de los estudios y de las propuestas de organismos internacionales, es que las mujeres deberían tener igualdad en todos los ámbitos, como el cuidado de los hijos, igualdad salarial, acceso a los servicios financieros, además del derecho de estar en el centro de los esfuerzos hacia una recuperación inclusiva y resiliente de la pandemia por el COVID-19.


Mujeres que se atrevieron

Una científica, una modista y una joven estudiante. Tres de las muchas mujeres del mundo que una vez decidieron que nada para ellas era imposible y que la historia, y sobre todo su historia, podían ser diferentes.

Santiago, 3 de marzo de 2021

Se acerca una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer y aun cuando sabemos que en Chile han existido y existen mujeres sobresalientes en diversas áreas, esta vez queremos recordar a otras tantas que han dejado una huella indeleble en la historia mundial.

Perseguir un sueño, aunque sea en otro lugar

Nacer en Polonia, un país donde en el siglo XIX las mujeres no tenían acceso a la educación superior, no fue impedimento para que Maria Salomea Skłodowska, más conocida como Marie Curie, estudiara de forma clandestina hasta decidir, junto a su hermana mayor, Bronisława Dłuska, radicarse en Francia y matricularse en la Universidad de la Sorbona, donde obtuvo títulos en física en 1893 y matemáticas en 1894, ambos con calificaciones extraordinarias.

Marie Curie fue pionera en el campo de la radiactividad y junto a su marido, el también científico Pierre Curie -y de quien adoptó el apellido- compartían un profundo amor por la ciencia y una dedicación casi exclusiva a ella. Sus logros incluyen los primeros estudios sobre el fenómeno de la radiactividad, técnicas para el aislamiento de isótopos radiactivos y el descubrimiento del polonio y del radio.

Bajo su dirección se llevaron a cabo los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos. Además, esta científica polaco-francesa fundó el Instituto Curie en París y en Varsovia, los que se mantienen entre los principales centros de investigación médica en la actualidad.

Marie Curie fue además la primera persona en recibir dos Premios Nobel en distintas especialidades, Física y Química, y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París.

Un "atrevimiento" que cambió la historia

Rosa Louise Parks, nacida en Alabama en 1913, se hizo conocida por un acto que hoy tal vez no tendría ninguna importancia. Era 1955 y esta humilde modista negra se negaba a ceder su asiento en el autobús a un pasajero blanco. El conductor llamó a la policía y la mujer fue detenida y obligada a pagar una multa de catorce dólares.

El hecho dio cuenta, una vez más, de la discriminación que existía en esa época en Estados Unidos contra los afrodescendientes. La prohibición de acceder a piscinas, escuelas, restaurantes y a un gran número de servicios públicos exclusivos para las personas blancas eran algunas de las formas en que se les excluía de la sociedad de ese entonces.

Lo que hizo Rosa Louis Parks en ese autobús tuvo como primer efecto la creación de la Montgomery Improvement Association, cuya finalidad era la defensa de los derechos civiles de la minoría negra. Esta asociación, cuyo presidente fue Martin Luther King, boicoteó el uso del transporte público con el fin de terminar con la discriminación hacia los afroamericanos. Fue un importante paso para cambiar la historia en Estados Unidos y que se reconociera la igualdad de derechos de las personas negras.

En 1999 Parks recibió de manos del presidente Bill Clinton la Medalla de Oro del Congreso y todavía esa humilde modista que se atrevió a hacer lo que nadie, es considerada como una de las mujeres más importantes en la lucha por los derechos civiles.

La más joven ganadora de un Premio Nobel

Tenía 15 años. Iba de regreso de la escuela a su casa cuando recibió un disparo en la cabeza. La pakistaní Malala Yousafzai era blanco de los talibanes por atreverse a defender el derecho de las niñas a la educación.

Esa bala no sólo no acabó con la vida de Malala, sino que tampoco terminó con sus sueños de un futuro mejor para las niñas y mujeres de su país y del mundo. Sus ganas de luchar no se agotaron y fueron reconocidas en el año 2014 con el Premio Nobel de la Paz. Se convirtió así en la persona más joven en recibir este importante galardón.

Malala había comenzado en el año 2009 , con un pseudónimo, a escribir un blog sobre la creciente actividad militar en su pueblo de origen y sobre el temor constante de que atacaran su escuela. Cuando se reveló su identidad, tanto ella como su padre continuaron luchando abiertamente por lo que creían justo. Desde entonces los talibanes la tuvieron en la mira y la buscaron hasta llegar al bus donde le dispararon.

Luego del ataque, más de dos millones de personas firmaron una petición por el derecho a la educación y la Asamblea Nacional ratificó el primer Proyecto de Ley sobre el Derecho a una Educación Gratuita y Obligatoria del país.

En 2013, Malala y su padre fundaron el Fondo Malala, el que busca sensibilizar sobre los efectos sociales y económicos de la educación de las niñas y tiene también como objetivo empoderarlas para demandar el cambio.

En junio del año pasado Malala (23) terminó sus estudios en Filosofía, Política y Economía en la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Marie Curie, Rosa Luis Parks y Malala, tres mujeres que se atrevieron, que desafiaron la adversidad y que con todo en contra dejaron una huella indeleble en la historia de la humanidad y que servirá de aliciente para que millones de mujeres en todo el mundo también se atrevan a cambiar la historia, su historia.


A 72 años de la obtención del derecho al voto femenino

El 14 de enero de 1949 se promulgó en Chile la ley que permite a las mujeres participar en las diversas elecciones políticas. Fue un importante paso en el fortalecimiento de nuestra democracia y en la búsqueda de la igualdad de género en el país.

Santiago, 15 de enero de 2021

Ver miles de mujeres votando en las diversas elecciones políticas en el país es algo habitual en la actualidad. Sin embargo, hace poco más de 70 años era impensado.

Sí, porque recién en 1949 y luego de una ardua lucha por conseguir el derecho, se permitió por ley el sufragio femenino en Chile, esto es, que las mujeres pudieran votar en las elecciones parlamentarias y presidenciales, y no sólo en las municipales, como se hacía desde 1935.

Fue en ese año en que por primera vez las mujeres chilenas votaron en una elección, en la que, además, se presentaron 98 candidatas, resultando elegidas sólo 25 de ellas. Era un gran avance en materia de igualdad de género, pero faltaba mucho por hacer.

A partir de 1935 fueron muchos los proyectos que se presentaron en el Congreso para aprobar el voto femenino en su totalidad, sin embargo, no fueron aprobados.

Llegado 1946, grupos feministas y las campañas públicas en favor del voto universal lograron ejercer mayor presión. La campaña tuvo tal magnitud que los medios de prensa contribuyeron a sensibilizar a la población al respecto.

Las diversas acciones y movimientos vieron sus frutos en 1949, cuando el presidente Gabriel González Videla promulgó la ley del sufragio femenino, la que fue publicada el 14 de enero de ese año.

Las impulsoras de este importante derecho

Se le suele recordar cada 8 de marzo como una de las chilenas destacadas de nuestra historia, no obstante, cada 14 de enero se debiera recordar el rol que como abogada tuvo Elena Caffarena para la obtención del voto femenino con mayor amplitud.

Fue ella, quien junto a la estudiante de derecho Flor Heredia, redactó y presentó en 1941 el proyecto de sufragio universal al presidente Pedro Aguirre Cerda, el que no vio la luz debido al prematuro fallecimiento del mandatario.

Aun cuando la iniciativa quedó estancada, no fue olvidada y se retomó tres años después, cuando se realizó el Primer Congreso Nacional de Mujeres en Santiago, lo que dio origen a la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (FECHIF). Este organismo se dedicó a sistematizar las demandas en contra de cualquier discriminación hacia la mujer, que representaba el 51% del electorado potencial.

El camino no fue fácil. El proyecto sufrió modificaciones a lo largo de los años, pero se consiguió un significativo e histórico avance cuando el presidente González Videla promulgó la Ley N° 9.292 que permitió a las mujeres participar en las elecciones presidenciales y parlamentarias, separando el Registro en el Registro Electoral de Varones y el Registro Electoral de Mujeres.

Esta importante ley, además de otorgar el derecho a voto a las mujeres, les permitió presentarse como candidatas para ocupar esos cargos. Con esta ley se consiguió la incorporación de la mujer en el sistema político de nuestro país y, con ello, se avanzó en términos de igualdad de género.


Las mujeres y las pensiones en tiempos de pandemia

El tercer Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía revela que la pandemia por el COVID-19 afectó de manera significativa a la fuerza de trabajo femenina y principalmente de aquella que se desempeña en el sector de servicios, agudizando las desigualdades en materia salarial y, con ello, su capacidad de ahorro para financiar pensiones al momento de retirarse de su etapa laboral activa.

Así, la densidad promedio de cotización para el total de los hombres afiliados fue de 56,3%, en las mujeres alcanzó un 45,9,1%.

Santiago, 30 de diciembre de 2020.

Si bien la brecha previsional en Chile en desmedro de las mujeres exhibió alguna mejora como resultado del aumento en los beneficios del Pilar Solidario establecidos a partir de la Ley N° 21.190, de diciembre de 2019, la pandemia por el COVID-19 afectó de manera significativa a la fuerza de trabajo femenina y principalmente de aquella que se desempeña en el sector de servicios, agudizando las desigualdades en materia salarial y, con ello, su capacidad de ahorro para financiar pensiones al momento de retirarse de su etapa laboral activa.

Lo anterior se vio reflejado en uno de los factores determinantes del nivel de pensiones como son las lagunas previsionales, ya que mientras la densidad promedio de cotización para el total de los hombres afiliados fue de 56,3%, en las mujeres alcanzó un 45,9,1%.

Así lo plantea el Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y el Seguro de Cesantía 2020 que por tercer año consecutivo elabora la División de Estudios de la Superintendencia de Pensiones. Este documento contiene un análisis descriptivo de la situación de hombres y mujeres, a partir de estadísticas desagregadas por sexo y de indicadores que permiten observar las diferencias y desigualdades de género, según distintas variables.

De hecho, al analizar las cifras de nuevos pensionados, se observó que las proporciones de mujeres fueron mayores en los tramos de menos años cotizados (menos de 15 años), en tanto que en los hombres se concentraron en los tramos mayores de años cotizados (entre 25 y 40 años).

Los montos promedio de pensiones de vejez autofinanciadas en pago dieron cuenta de una brecha promedio de -50,9% en perjuicio de las mujeres. Esta brecha se acentúa en la modalidad de pensión de retiro programado (-57,0%) y es menor en el caso de la renta vitalicia (-29,9%).

Respecto de los saldos acumulados, a junio de 2020 las mujeres registran un saldo promedio de 663 UF, en tanto que el de los hombres es de 1.842 UF, lo que indica una brecha de -64,0%. En esto incide, además de las densidades de cotizaciones, el período de acumulación de ahorros, a su vez, determinado por las diferencias en las edades legales de jubilación por sexo (60 años para las mujeres y 65 años para los hombres), lo cual resulta en un menor período de acumulación en el caso de las mujeres.

El Pilar Solidario como soporte

El informe señala que si se considera a todas las personas pensionadas por vejez, es decir, sistema de capitalización individual (AFP y compañías de seguros de vida), sistema antiguo (IPS) y Pilar Solidario (pensiones financiadas completamente con PBS o APS de vejez), el monto promedio de la pensión total fue de $ 321.862 para los hombres y de $ 206.304 para las mujeres. Esto arrojó una brecha de -35,9%.

Y es que aun cuando el Pilar Solidario ha contribuido a acercar la pensión de hombres y mujeres, la distancia sigue siendo significativa: el 61,4% de beneficiarios del Pilar Solidario son mujeres.

Esta proporción representa en el caso de los beneficiarios de Pensión Básica Solidaria (PBS) de vejez e invalidez el 68,8% y el 74% considerando solamente PBS de vejez.

Impacto de la Ley de Protección al Empleo

Si bien los datos muestran que las mujeres una remuneración más baja que la de los hombres y, aun cuando ellas son las que tienen una mayor proporción de trabajos a plazo indefinido, fueron mayoritariamente los hombres quienes pudieron acogerse a los beneficios de la Ley de Protección al Empleo, con un 60% versus un 40% de mujeres.

En relación con las solicitudes del seguro de cesantía, también son los hombres quienes accedieron en mayor porcentaje, con un 67,3% de solicitudes aprobadas entre julio de 2019 y junio de 2020 versus un 32,7% de solicitudes aceptadas para mujeres en el mismo período.

Es en el Fondo de Cesantía Solidario (FCS) donde las mujeres obtuvieron mayores beneficios: de las solicitudes aprobadas que optaron respecto de los que tienen derecho, el 66,4% fueron para mujeres y de 53,6% para hombres.

La brecha en materia de remuneraciones continuó siendo alta: mientras el promedio para los hombres fue de $ 893.316, para las mujeres fue de $ 818.623, lo que equivale a una diferencia de -8,4%.

Ahora bien, si se analizan los datos por sector económico, las mujeres tienen mayor participación en aquellos con bajas remuneraciones o mayormente de servicios, mientras que los hombres ocupan puestos en gran medida en los productivos y que entregan un mayor salario.

Para conocer más de este tema puedes descargar el informe aquí.


¿Cómo nace el Día Internacional de la Mujer?

Lo que comenzó hace más de 160 años como una demanda local de mejoras salariales y derecho a voto, se convirtió en una conmemoración internacional que reivindica el rol de la mujer en todos sus ámbitos.

Foto día mujer 2

Santiago, 2 de marzo de 2020.

El próximo domingo 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y es probable que nuevamente seamos testigo de las tradicionales postales de mujeres agasajadas con flores o regalos. También habrá quienes recibirán saludos, felicitaciones o un abrazo.

Expresiones más o menos, el fin es siempre el mismo: celebrar a nuestras mujeres. ¿Por qué lo hacemos? ¿Sabemos realmente lo que se conmemora ese día? ¿Nos hemos detenido a pensar que hay detrás de ese día? Hagamos un poco de historia...

El Día Internacional de la Mujer tiene su origen en los movimientos sindicales que a principios del siglo XX afloraban en América del Norte y Europa. Eran días en que las mujeres trabajadoras comenzaban a luchar de manera organizada por obtener más derechos, acceder a mejores salarios y para que se les permitiera votar. Los libros de historia han establecido como fecha probable el 8 de marzo de 1857 como el día en que cientos de mujeres de la industria textil en Nueva York marcharon por los barrios adinerados de la ciudad contra las precarias condiciones en las que trabajaban. En la jornada habrían fallecido más de cien mujeres. Dos años después, se formaría el primer sindicato femenino en Estados Unidos.

Pero si bien la lucha de las mujeres ha tenido varios episodios anónimos e incluso ignorados a lo largo de la historia, se considera el sábado 25 de marzo de 1911 como la fecha que marca la celebración moderna del Día Internacional de la Mujer. Los archivos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indican que ese día 146 trabajadoras de la Fábrica Triangle Shirtwaist de la ciudad de Nueva York, la mayoría de ellas jóvenes inmigrantes europeas, murieron calcinadas intentando escapar de un incendio en los talleres donde cocían blusas. En tan solo 20 minutos las operarias fallecían encerradas en los talleres, atrapadas detrás de puertas cerradas con llave y fuera del alcance de las escaleras de bomberos. "Apenas un año antes se había organizado una huelga sin éxito en todo el sector textil -incluyendo la fábrica Triangle- en un intento por obtener el reconocimiento de los sindicatos y mejores salarios y condiciones de trabajo. Los propietarios de Triangle se rehusaron a concederlos", cita la OIT.

Para la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Día Internacional de la Mujer tiene sus orígenes en las manifestaciones de las mujeres que especialmente en Europa, a inicios del siglo XX reclamaban derecho al voto, mejores condiciones de trabajo e igualdad. Sus reportes indican que en 1910, en Copenhague, Dinamarca, cientos de mujeres provenientes de 17 países llevaron a cabo la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas (la primera fue en 1907) y ahí deciden organizar anualmente una jornada para reforzar su lucha por obtener el sufragio femenino universal.

Agrega que el movimiento es replicado en América del Norte, cuando una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América, el 28 de febrero de 1909, celebra en todo el país el primer Día Nacional de la Mujer, festejo que continúa el último domingo de febrero de cada año hasta 1913. Pero al igual que la OIT establece como hito del movimiento femenino en Estados Unidos la lucha por mejores condiciones de trabajo y derechos similares a los de los hombres. Los registros de la ONU señalan que en 1848, indignadas por la prohibición que impedía a las mujeres hablar en una convención contra la esclavitud, las estadounidenses Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott congregaron a cientos de personas en la primera convención nacional por los derechos de las mujeres, también en Nueva York.

Con el tiempo se sumarían otros países al movimiento femenino y así fue que el 19 de marzo de 1911 se celebró el primer Día Internacional de la Mujer, con la participación de miles de personas en países como Alemania, Dinamarca, Austria, Suiza y Estados Unidos. Sin embargo, fue recién en 1975 que la ONU oficializó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.

El gran movimiento de las mujeres del siglo XXI

Desde ese entonces, muchos acontecimientos se han dado a nivel mundial en torno a las demandas y derechos de la mujer, principalmente de carácter laboral. No obstante, desde hace un par de años se han dejado ver, y sobre todo escuchar, nuevos movimientos que han reivindicado el rol de la mujer desde otra perspectiva.

Es así como en octubre de 2017, cuando se dieron a conocer en Estados Unidos las denuncias por acoso sexual en contra el productor de cine Harvey Weinstein, la actriz Alyssa Milano (¿Quién manda a quién?) publicó su propia historia en twitter e invitó a las mujeres a hablar del tema, utilizando el hashtag MeToo (#MeToo). De este modo nació el movimiento que ha sacado a la luz diversos abusos sufridos por mujeres, no sólo del mundo del espectáculo, y no sólo en el país del norte, sino del mundo entero.


SP publica segundo Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía 2019

Datos desagregados de la participación de mujeres y hombres en el sistema de pensiones y seguro de cesantìa, estadísticas sobre la densidad de cotizaciones, remuneraciones imponibles promedio y dónde están las principales brechas en materia previsional son algunos de los tópicos abordados en este reporte, elaborado por segundo año consecutivo por la División de Estudios de nuestra institución.

Santiago, 30 de diciembre de 2019.

La mayor densidad de cotizaciones para mujeres y hombres en el sistema de pensioned chileno se ubica en los tramos de edad de 25-30 años, de 30-35 años y 35-40 años. Además, mientras las mujeres se concentran en los tramos de más bajas densidades de cotización, una mayor cantidad de hombres se concentra en los tramos de densidad de cotizaciones más altos.

Lo anterior es parte de las principales conclusiones contenidas en el segundo Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía, correspondiente a 2019, documento que fue elaborado por la División de Estudios de la Superintendencia de Pensiones (SP).

El reporte, que se encuentra publicado en el sitio web de la SP en la sección de Estadísticas e Informes, presenta un completo panorama de datos desagregados por sexo e indicadores de brechas en el sistema previsional chileno. Entre los principales temas abordados destacan la distribución por género de los cotizantes tanto en el sistema actual como en el antiguo; y un detallado análisis sobre los años de cotizaciones de mujeres y hombres, así como los montos recibidos por concepto de pensiones de vejez y de seguro de cesantía.

El estudio, cuyas cifras están actualizadas a junio 2019, concluye que del total de afiliados activos del sistema de pensiones las mujeres representan el 46,7%, mientras que explican un 42,4% del total de cotizantes en el país.

Del total de afiliados hombres activos, el 54,8% registró cotizaciones durante el mes y en el caso de las mujeres, el 46%. Esto implica una brecha de 8,8 puntos porcentuales, según el documento.

Uno de los datos más llamativos de esta nueva versión se refiere a la densidad de cotizaciones por sexo. El reporte da cuenta que mientras los hombres registraron a junio de este año una densidad promedio de cotización desde su afiliación al sistema de pensiones de 58,1%, en el caso de las mujeres alcanzó el 47,7%. Asimismo, revela que la mediana de densidad de cotizaciones para los hombres fue de 63,4% y para las mujeres llegó a 45,3%.

Al analizar la remuneración imponible promedio, el informe muestra que los hombres registran un monto de $ 861.807 y las mujeres de $ 777.984, lo que arroja una brecha de 9,7%. Esta variable es menor a la observada en 2018 y 2017, cuando la brecha fue de 10,3% y 11,2%, respectivamente.

Considerando la capitalización individual y el Pilar Solidario, el informe concluye que el monto promedio de la pensión total de los hombres fue de $ 290.070, mientras que la de las mujeres fue de $ 176.856. Esto significó una brecha de 39,0%.

Sobre el seguro de cesantía

De acuerdo al informe de género 2019, al sexto mes de este año, las mujeres afiliadas al seguro de cesantía correspondieron al 44,1% del total de afiliados a este fondo, equivalente a 4.397.898 personas. En tanto, del total de cotizantes, las mujeres representaron el 39%.

Respecto de la distribución porcentual del seguro de cesantía por tipo de contrato, la cifra es más favorable para las mujeres, puesto que al sexto mes de este 2019, un 78% de mujeres cotizantes poseía contrato indefinido y un 22% tenía un contrato a plazo fijo, mientras que en el caso de los hombres, aquéllos con contrato indefinido representaban el 71,7% y quienes tenían uno a plazo fijo equivalían al 28,3%.

Pensionados por vejez

Entre los meses de julio de 2018 y junio de 2019, las mujeres representaron el 58,1% del total de 128.948 nuevos pensionados por vejez. Respecto de la primera pensión autofinanciada recibida, el estudio concluye que las mujeres obtuvieron $ 77.285 en promedio, mientras que los hombres alcanzaron los $ 239.398 promedio.

La cantidad de pensiones por vejez y vejez anticipada que fueron pagadas a junio de 2019 ascendió en total a 951.981, lo que representó un 8,2% de aumento respecto del mismo mes de 2018. De ese total, las mujeres representaron el 47,6% y los hombres el 52,4% restante. Cerca del 25% de estas mujeres recibió el Aporte Previsional Solidario (APS), mientras que en los hombres esta proporción fue de un 41%.

Por otro lado, en el antiguo sistema las mujeres representan el 64,6%, es decir, 206.597 personas. Esta proporción se explica por la diferencia en los requisitos para hombres y mujeres para pensionarse. Alrededor del 59% de mujeres y de un 56% de hombres que cotizan en el sistema antiguo recibe APS.

Si quieres revisar en detalle el Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía 2019, puedes hacerlo directamente en nuestro sitio web, en la sección Informes o ir al link https://www.spensiones.cl/portal/institucional/594/w3-article-13808.html.


Fundación Iguales dictó charla para acercar a la SP a conceptos básicos de género

El pasado 22 de agosto, la Superintendencia de Pensiones recibió la visita del activista de Fundación Iguales, Alonso Poblete, quien expuso la charla "Diversidad, Inclusión y No Discriminación: Un acercamiento a los Conceptos Básicos de Género". En su presentación, abordó los principales tópicos respecto de la diversidad sexual y de género, con definiciones simples y videos educativos de apoyo para facilitar la comprensión de los asistentes.

Santiago, 27 de agosto de 2019.

¿Qué se entiende por género? ¿Cuántos tipos de sexo existen y cómo conviven unos con otros? ¿Cómo se sienten quienes son discriminados o quienes viven en condiciones de desigualdad por su orientación sexual o por el género con el que se identifican? ¿Hemos tomado realmente conciencia del respeto ineludible a las diferencias, al valor de la diversidad o apenas estamos comenzando y con mucho esfuerzo?

Lo anterior es parte del debate que el pasado 22 de agosto se realizó en la Superintendencia de Pensiones como parte de la charla dictada por el activista de Fundación Iguales, Alonso Poblete, a funcionarias y funcionarios de la institución. Bajo el título "Diversidad, Inclusión y No Discriminación: Un acercamiento a los Conceptos Básicos de Género", Poblete expuso los principales tópicos respecto de la diversidad sexual y de la diversidad de género, con definiciones simples para cada caso y videos educativos de apoyo para facilitar la comprensión de los asistentes.

Los costos de una sociedad desigualdad, discriminadora, castigadora de las diferencias y asimétrica fueron parte de las temáticas planteadas en la charla y también en las dinámicas de trabajo grupal que forman parte de las presentaciones de Poblete. El objetivo del conferencista fue recoger la opinión de quienes asistieron al encuentro y dar cuenta de las coincidencias y también de las diferencias respecto de la necesidad de generar conciencia y educación transversalmente en las distintas esferas de la vida de una persona. Así es como planteó, por ejemplo, reflexionar sobre cómo abordamos las temáticas de género en el ámbito del trabajo, familiar y en lo colectivo o social. Un punto clave de su exposición fue exponer los costos y consecuencias del bullying entre menores de edad por intolerancia a las diferencias sexuales y a las diferencias en general.

La visita del conferencista de Fundación Iguales fue gestionada por integrantes del Comité de Género de la Superintendencia de Pensiones y forma parte de una agenda de trabajo que contempla actividades e iniciativas de difusión en materia de respeto a las diferencias, valoración de la diversidad y compromisos transversales por la igualdad entre mujeres y hombres.


Micromachismo, otra forma de desigualdad

El término fue acuñado por el psicoterapeuta español Luis Bonino Méndez, en 1991, para definir aquellas ideas, expresiones, gestos, actitudes y comportamientos cotidianos, interiorizados y justificados como naturales, que condicionan el día a día de las mujeres de manera sutil, pero efectiva para acentuar las desigualdades respecto de los hombres.

Santiago, 21 de agosto de 2019.

La violencia de género suele conceptualizarse desde una perspectiva de poder y control del hombre respecto de la mujer. La evidencia científica y también la experiencia humana nos han llevado a conocer y enfrentar el machismo como la expresión más evidente de la construcción social que, durante generaciones, ha situado a la mujer en una posición de inferioridad respecto del hombre. Una desventaja permanente en los ámbitos social, económico, laboral, jurídico e incluso en lo familiar.

Al amparo de la noción tradicional que considera que hombre y mujer nacen con desafíos y objetivos diferentes, la historia, la educación y los propios productos culturales han permeado a tal nivel, que incluso quienes abogan por una sociedad sin discriminaciones son proclives a caer en ciertas trampas que sutilmente van en desmedro de las mujeres.

Esas trampas son ideas, expresiones, gestos, actitudes y comportamientos cotidianos, interiorizados y justificados como naturales, que condicionan el día a día de la mujer y que se conocen como micromachismo. El término fue acuñado por el psicoterapeuta español Luis Bonino Méndez, en 1991, para definir aquellas prácticas que otros especialistas calificaban como "pequeñas tiranías", "terrorismo íntimo" o "violencia blanda".

Se trata de un concepto que engloba aquellas conductas y expresiones de discriminación sutil y/o imperceptible que en la cotidianeidad vivimos e incluso practicamos sin darnos cuenta.

"Estas maniobras pueden no parecer muy dañinas, incluso pueden resultar naturales en las interacciones, pero su poder, devastador a veces, se ejerce por la reiteración a través del tiempo, y puede detectarse por la acumulación de poderes de los varones de la familia a lo largo de los años.

Un poder importante en este sentido es el de crearse y disponer de tiempo libre a costa de la sobreutilización del tiempo de la mujer", afirma Bonino en su trabajo "MICROMACHISMOS: La violencia invisible en la pareja".

Su tesis es lapidaria: "Sus más frecuentes efectos, tales como la perpetuación en los desbalances y disfunciones en la relación, el deterioro en la autoestima y autonomía femeninas y el aislamiento y la consolidación de prejuicios misóginos en el varón, se producen con denegación de su causalidad y atribución culposa a la mujer, uno de los micromachismos más frecuentes",

Los tipos en la mira

Luego de años de investigaciones, Bonino ha determinado que los micromachismos se clasifican principalmente en cuatro tipos: Coercitivos o directos, de crisis, utilitarios y encubiertos o indirectos. A continuación una breve descripción de cada uno:

1. Coercitivos o directos:

Aquellos que implican la retención del poder, en que se utiliza la fuerza física, económica o la personalidad, con el objetivo de convencer a las mujeres de su error, negligencia o falta. Este tipo de conductas generan un sentimiento de derrota posterior al comprobar la ineficacia, pérdida, debilidad e incapacidad para defender las propias decisiones o razones. Ejemplos nítidos de este tipo de micromachismo son el control del dinero o los sabotajes a la comunicación, el uso expansivo y abusivo del espacio y el tiempo para si, insistencia abusiva y la imposición de intimidad, entre otros.

2. De Crisis:

Aquellos que fuerzan la permanencia en el estatus de desigualdad cuando éstos se desequilibran, debido a un aumento de poder personal de la mujer o una diminución del poder del hombre. Son conductas tales como el hipercontrol, el falso apoyo, la resistencia pasiva y el distanciamiento emocional, además de rehuir la crítica y evitar la negociación, prometer y hacer méritos, victimización y la búsqueda de compasión.

3. Utilitarios:

Aquellos que fuerzan la disponibilidad femenina para beneficiarse de ello, argumentando su experiencia o sintonía con los aspectos domésticos y de cuidado. Ejemplos de esto es aprovechar y abusar de las capacidades "femeninas de servicio" (ellos como proveedores y ellas como cuidadoras), delegar trabajo del cuidado de personas, no responsabilizarse sobre lo doméstico y/o pedir ayuda en ese sentido de manera casual, negar la reciprocidad y expresar un amiguismo paternal, entre otros.

4. Encubiertos o indirectos:

Aquellos que implican el abuso de la confianza y el uso de la credibilidad femenina, ocultando el objetivo de manera sutil y produciendo sentimientos de confusión, desvalimiento, culpa y dudas que favorecen la disminución de la autoestima.

Entre estas conductas se encuentran el paternalismo, la manipulación emocional, el envío de dobles mensajes (afectivo/agresivos), abuso de confianza, la creación de falta de intimidad, silencio, comunicación defensiva-ofensiva, desautorización, desvalorización, autoindulgencia y autojustificación, comparación ventajosa y la minusvaloración de los propios errores.


Comité de Género plantea nuevas líneas de acción para la equidad

Con la incorporación de nuevas integrantes y el desarrollo de iniciativas en contra del denominado micromachismo, la instancia sigue desarrollando su trabajo de cara al segundo semestre del año.

Santiago, 29 de julio de 2019.

Paulina Quezada y Paula Sepúlveda, jefa y analista, respectivamente, de la División de Servicios y Atención al Usuario (DASU), se sumaron al Comité de Género de la Superintendencia de Pensiones a partir de julio. De esta forma se completó la conformación de esta instancia, que fue creada en marzo de este año para planificar y gestionar el avance de la institución hacia la equidad entre hombres y mujeres.

La incorporación de DASU al comité tiene especial relevancia, ya que sus analistas son la cara visible de la Superintendencia de Pensiones ante la ciudadanía y, además, recogen de primera fuente la realidad de usuarias y usuarios del sistema de pensiones y el seguro de cesantía. Esto implica que cuentan con información valiosa para enriquecer la mirada del comité y dar rumbo a su trabajo.

Actualmente, el comité se encuentra preparando un trabajo en torno al denominado micromachismo para el segundo semestre de este año, que comenzará con la aplicación de una encuesta a funcionarias y funcionarios que permita hacer un diagnóstico en esta materia.

Se conocen como micromachismos aquellas conductas y prácticas cotidianas que ponen a la mujer en una situación de inferioridad respecto del hombre de forma sutil y que están tan naturalizadas socialmente que no las identificamos con facilidad. Por lo mismo, el levantamiento de información desde los propios funcionarios y funcionarias cumple el doble propósito de ayudarles a tomar conciencia de aquellos comportamentos y, al mismo tiempo, orientar el trabajo del comité para ayudar a erradicarlos.

Las acciones que formarán parte de ese trabajo se van a planificar a partir de los resultados de la encuesta, la que se realizará durante el mes de agosto en la institución.


Experta de la Cepal expone en la SP sobre desigualdad de género en materia previsional

Las brechas de género en los sistemas de seguridad social de Latinoamérica fue el tema de la charla a cargo de una representante de la división de Asuntos de Género del organismo, Lucía Scuro.

Santiago, 18 de junio de 2019.

Una interesante charla sobre desigualdades de género en el sistema de pensiones dirigida a funcionarias y funcionarios de la Superintendencia de Pensiones (SP) ofreció la investigadora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Lucía Scuro, el pasado 7 de mayo de 2019.

En la ocasión, Scuro, quien es oficial de la División de Asuntos de Género del organismo internacional, dio a conocer los principales contenidos del libro Las mujeres en los sistemas de pensiones de América Latina, del que fue coautora.

Uno de los puntos destacados por la investigadora en su presentación fue el desarrollo de la agenda regional de género en materias de seguridad social, iniciativa que compromete a los gobiernos de la región a impulsar acciones para disminuir la desigualdad en todas sus expresiones.

Scuro también expuso sobre la evidencia internacional en materia de discriminación en los sistemas de pensiones de los distintos países y cómo este fenómeno se relaciona con el funcionamiento del mercado laboral. "La región está avanzando en reconocer que el financiamiento contributivo no tiene que estar asociado únicamente al estatus laboral de las personas", sostuvo.

Finalmente, la experta de la Cepal planteó la importancia de analizar propuestas de mecanismos de rendición de cuentas y de reparación que permitan compensar las desigualdades de género que se aprecian en materia previsional y laboral.

La visita de la experta de la Cepal es parte de las actividades que está impulsando el Comité de Género de la SP para impulsar iniciativas que garanticen el cumplimiento de la normativa previsional sin discriminaciones y con una mirada integral como organismo de la seguridad social respetuoso de las diferencias, características y necesidades de la ciudadanía.


Noticias relevantes

Prochile busca acortar las brechas de género en el comercio

https://www.24horas.cl/data/brecha-salarial-mujeres-chilenas-reciben-un-15-menos-de-sueldo-que-los-hombres-2661440

https://www.latercera.com/nacional/noticia/equidad-genero-24-planteles-educacion-superior-firman-compromiso-la-inclusion/629199/


COMPROMISO DE LA SP CON LA IGUALDAD DE GÉNERO

La sociedad hoy reconoce y valora la equidad de género como un imperativo ético para construir un Chile más justo. Pero aún resta mucho camino para asegurar la plena igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres.

Como Superintendencia de Pensiones estamos comprometidos con la defensa y promoción de dichos principios, incorporando en nuestra labor el impulso de iniciativas que garanticen el cumplimiento de la normativa previsional sin discriminaciones y con una mirada integral como organismo de la seguridad social respetuoso de las diferencias, características y necesidades de la ciudadanía.

En ese contexto, en septiembre de 2018 la Superintendencia dio a conocer el Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía, el primero de su tipo realizado por una institución pública y que será elaborado todos los años. Con un importante detalle estadístico, esta investigación dio cuenta de significativas brechas de género en materia previsional como, por ejemplo, que la pensión promedio de las mujeres es un 37,9% menor a la de los hombres y que el saldo con que cuentan al momento de jubilarse también es un 62,2% más bajo. Entre otras razones, revela el estudio, porque el sueldo imponible de las mujeres es un 10,3% menor a los de los hombres y, además, sólo cotizan el 45% de su vida laboral activa.

Un desafío que también abordamos a nivel interno y que nos llevó a realizar el primer Diagnóstico Institucional de Género, proceso que se desarrolló entre octubre y diciembre del año pasado. Hoy, el 53% de la dotación institucional son mujeres, las que, en promedio, llevan más de una década integrando nuestra Superintendencia y aportando con su compromiso a la labor funcionaria. Una presencia que nos llena de orgullo y que se ha plasmado también en la creación del primer Comité de Género de la SP, cuya misión es trabajar en la definición, promoción e impulso de medidas para que todas las funcionarias y los funcionarios se desempeñen en un ambiente de trabajo en igualdad de condiciones, respetuoso de los derechos y diferencias.

En esta semana, la Superintendencia de Pensiones saluda a todas las mujeres, a las trabajadoras, a las madres, estudiantes y niñas que contribuyen a la búsqueda de un Chile justo en derechos y oportunidades. ¡¡¡ Felicidades para todas!!!

Comité de Género de la Superintendencia de Pensiones
El Comité de Género de la Superintendencia de Pensiones está conformado por Paula Larraín, jefa de Gabinete; Alexandra Rueda, jefa Departamento Análisis y Desarrollo División de Estudios; Gloria Escobar, jefa de Desarrollo Organizacional; Luis Salas, secretario de la Asociación de Funcionarios de la Superintendencia de Pensiones; Mercedes Hoces, jefa Departamento IPS y Convenios División Desarrollo Normativo; Pamela Jimeno, jefa de Comunicaciones y Educación Previsional, y Macarena Díaz, jefa Departamento Desarrollo de la Personas.

Documentos para descargar

Informe de Género sobre el Sistema de Pensiones y Seguro de Cesantía 2018 Diagnóstico Institucional de Género de la SP Resolución N° 0466 que crea Comité de Género de la Superintendencia de Pensiones