Asesorías Previsionales

El bajo nivel de conocimiento del Sistema de Pensiones, por parte de los afiliados, se refleja tanto durante la etapa de acumulación de fondos como al momento de tomar una decisión respecto de una modalidad de pensión. Debido a la falta de información o la dificultad para procesar la información disponible se ha hecho necesaria la profesionalización del servicio de asesoría en materia previsional, para que los afiliados o beneficiarios reciban toda la información que les sea relevante para la toma de decisiones, de forma independiente y exenta de eventuales conflictos de interés.

Las personas que desarrollen la actividad de asesoría previsional deberán cumplir con los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad, chileno o extranjero con residencia en Chile y cédula de identidad de extranjería al día;
  • Antecedentes comerciales intachables;
  • Tener, a lo menos, licencia de educación media o estudios equivalentes;
  • Acreditar ante la Superintendencia de Pensiones los conocimientos suficientes sobre materias previsionales.
  • Contratar una póliza de seguros para responder del correcto y cabal cumplimiento de todas las obligaciones emanadas de su actividad y, especialmente, de los perjuicios que puedan ocasionar a los afiliados o beneficiarios que contraten sus servicios de asesoría previsional.

Para contratar una asesoría previsional, deberá celebrarse un contrato de prestación de servicios entre el asesor previsional y el afiliado o sus beneficiarios, según normas de la Superintendencia de Pensiones.
Los afiliados que cumplan los requisitos para pensionarse o se encuentren pensionados bajo la modalidad de retiro programado, pueden financiar la asesoría previsional con fondos de la cuenta de capitalización individual. Los honorarios totales por concepto de asesoría previsional no podrán superar el 2% de los fondos destinados a pensión - con exclusión de aquellos susceptibles de ser retirados como excedente de libre disposición - con un tope de 60 UF.

Los asesores previsionales estarán bajo la supervisión de las Superintendencias de Pensiones y de Valores y Seguros, las que deberán mantener un registro de asesores previsionales.